© 2009 Vietnam Estudio · Política de privacidad · Aviso Legal · Cláusulas Legales
On

Encontrando al protagonista

Encontrando al protagonista

Elegir un actor no es tarea fácil. Sea en ficción, cine o en publicidad, la elección de la persona que va a ser la “cara de tu personaje” o la “cara de una campaña” puede cambiar totalmente la historia.

Por un lado, tienes la presión de tu cliente y su juicio. Por otro, el tuyo propio. Hay que ser muy abiertos de mente como para comprender ambas exigencias y conseguir que funcionen unidas.

En cine o ficción hay un guion, una biblia del personaje que te pueda guiar, pero ¿En publicidad?

El cliente es el que manda. Es muy parecido a la ficción, donde tienes un director y un productor, pero en publicidad tienes dos factores adicionales que podrían cambiar tu criterio: el cliente final y la agencia creativa. Porque en este caso son ellos tu “guionista”, ellos han imaginado un personaje, lo han visualizado y  lo han vendido.

Entonces, en publicidad, diría que hay cuatro factores clave en lugar que dos.

Si no consigues que tu idea pase por estos cuatro filtros, ya no hay marcha atrás.

Como directora de casting recibo un brief de campaña, lo leo y normalmente hablo con los creativos/guionistas y con tu director para entrar en un mismo camino de búsqueda. Pero esta charla no tiene que nublar el juicio; el instinto es el que mandará en la sala de casting y el que defenderá la propuesta.

A mí me gusta verlo así: si no tienes instinto para saber quién va a ser el personaje, si no lo has visualizado antes, será mucho más dura la búsqueda. Y lo va a ser igualmente, porque a veces, el cliente final no tiene la misma visión que tú, y esto lo vas a descubrir en PPM. O sea pocos días antes de rodar, a veces solo uno o dos.

El casting de publicidad además es un campo de batalla. No tienes el mismo tiempo como en un casting de ficción, no hay citas previas y a veces, tienes una sala llena de muchas personas que no sabes si llegarás a ver en un solo día.

¿Entonces que puede hacer un actor? ¿Qué debería saber antes de llegar a un casting de publicidad?

Para mí hay algunos elementos importantes, que a veces no son tan claros y que son los que van a marcar la diferencia:

1. Llegar preparados e informados: es verdad que en publicidad no hay un guion. En su lugar, la agencia de representación recibe una descripción del personaje que se busca y la pasa al actor. A veces es verdad que hay muy poco tiempo disponible entre la convocatoria y el casting, pero seguir aunque sea un mínimo estas indicaciones dará más «puntos» a tu casting. Si no se tiene información suficiente: ¡Preguntad! Los representantes y directores de casting están para ayudar en que puedas hacer una prueba excelente.

2. La entrada de un actor en la sala muchas veces puede transformarlo todo: los actores que aceptan sus bellezas y también sus debilidades transmiten una «luz» muy reconocible y saben aprovechar al máximo sus capacidades. Esa sensación que dejan es la que te hará repetir, al revisar la prueba: «Es él / es ella».

3. El entusiasmo: hacer una prueba te tiene que apasionar.

4. Divertirse: Es el mandamiento más importante para hacer un casting. Actuar es divertirse, es disfrutar. El actor que consiga transmitirme el disfrute, ha ganado, ¡por lo menos mi estima! El resto ya se verá.

5. Entender a la primera las indicaciones de un director de casting. Muchas veces, en los castings de publicidad, no hay tiempo y entender muy bien y rápidamente las indicaciones ayudará notablemente a que el proceso se acelere. Además, para el actor, será una antecámara de lo que pasará en rodaje: nunca hay bastante tiempo para el proceso del actor, sobre todo en publicidad.

6. Ser agradables: esto no habría ni siquiera que decirlo en un entorno de profesionales. Pero, como en todo, es mejor recordarlo, porque con alguien volverás a hablar de tarifas, derechos, etc. e igual te lo hará más fácil y esto se agradece.

Cuando los días de casting terminen, para el director de casting llegará la parte más importante: defender su idea, su instinto, defender “su personaje”.

(To be continued)

Marta Guardincerri